Las experiencias construyen el cerebro

Este interesante vídeo de la Universidad de Harvard nos explica como la ciencia está demostrando que las experiencias que tienen las personas a lo largo de su vida van construyendo la arquitectura cerebral formada por múltiples redes de conexiones neuronales que se van desarrollando a partir de estas experiencias vividas, donde los genes solo establecen un mero bosquejo inicial. 

Esto da más relevancia, y justificación científica si cabe, a uno de nuestros referentes fundamentales en el que basamos el trabajo psicoterapéutico que desarrollamos. La psicoterapia relacional.

Estas teorías psicológicas relacionales explican que las relaciones que se han ido experimentando a lo largo de nuestra vida, comportamentales y emocionales, se han ido interiorizando formando nuestra forma de ser y pensar actual. Este esquema relacional interno es también el cauce para el cambio y por consiguiente para la cura que buscamos. En la sesión terapéutica, paciente y psicólogo establecemos una interacción definida, una nueva relación bidireccional, que es la base de la intervención y de la construcción del cambio.

Como explica la psicoanalista Rosa Velasco, la empatía es central en el proceso terapéutico, ya que mediante esto, el terapeuta comprende los modos de relación  del paciente, considerando fundamental la recreación inconsciente de las matrices relacionales que se establecen en la sesión y que determinan a paciente y terapeuta en la relación entre ambos.

Por otra parte la moderna neurociencia nos dice que existe un correlato biológico para estas experiencias interiorizadas, tal y como ha mostrado este vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.