Una psicología centrada en el cliente. Carl R. Rogers

Carl. R. Rogers es uno de los grandes pilares de la psicología humanista. Concebía la psicoterapia como un proceso libre para el crecimiento de la persona, en la que el terapeuta debía dar comprensión y apoyo al paciente, dejando fuera las críticas y reprobaciones. Solo así la persona se abrirá para percibir nuevos significados y poder cambiar, mejorar y crecer.

Para Rogers, todos buscamos continuamente la autorrealización y nos enfermamos cuando paramos nuestro crecimiento personal.

La empatía es otro aspecto fundamental de su terapia. Ponerse en el lugar del otro para poder comprenderle profundamente y así poder guiarle en su propia autoexploración.

El tercer elemento fundamental es la congruencia. Debe existir congruencia en la persona entre su yo ideal y su yo real. El terapeuta deberá ayudar al paciente a acortar esta distancia entre ambos, estructurando una nueva visión de sí mismo más real y verdadera porque se basará  en mayor medida en su experiencia percibida sin apenas distorsiones.

Rogers, en definitiva, está con la psicología que se ocupa de las personas, cosa que tendría que ser el eje fundamental de cualquier enfoque psicológico y por desgracia no lo es. Promueve la potencialidad de la persona y su posibilidad de crecimiento constante.

Por todo esto y gracias a esto, Rogers y el enfoque humanista en general es un referente imprescindible en mi trabajo con las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.